sábado, 28 de febrero de 2009

Descorriendo velos y desmitificando


Descorriendo velos y desmitificando
La rosa y el sapo
Hay, ciertamente en este mundo tan cambiante, personas que aunque se lo propongan NO pueden bajo ningún concepto escribir cuentos que se hagan llamar “infantiles”. Existen cuentos limpios de corrupción? Si, son más escasos que un político honesto, pero como las brujas: que los hay los hay…
Demostrare en este artículo que aun en los cuentos más inocentes de apariencia se puede ocultar el mismo diablo.
Todo porque? Porque las palabras no han perdido su poder, todavía tienen significado, y para los que las escuchen, evocan ideas. Arquetipos de valores.
En el siguiente cuento, para el que quiera ver. Le mostrare valores ocultos que nadie ha visto. Han ensalzado ese cuento y le han endilgado una supuesta virtuosidad que NO tiene.
Y por si fuera poco, a quien podemos culpar? A Autor desconocido.

La rosa y el sapo
Había una vez una rosa muy bella, que se sentía una maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín.Sin embargo un día se dió cuenta que la gente la miraba de lejos y observó que al lado de ella había un sapo negro, grande y gordo.
Al percatarse que por eso nadie se acercaba a ella le dijo muy molesta:
...sapo por qué no te alejas de mí, no ves que por tu culpa nadie se acerca a mi?, es que eres muy feo!!...
El sapo le contestó:
...está bien… si eso es lo que quieres me iré....
Muy obediente el sapo se alejó brincando de la rosa.
Poco tiempo después el sapo se paseaba por el jardín cuando se dió cuenta que la rosa estaba toda marchita y con muy pocos pétalos en ella y le dijo:
... que te pasó que te encuentras tan marchita?.
La rosa le contestó:
...es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día y noche, no volveré a ser la más bella del jardín.
El sapo le dijo:
...pues claro, cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín…
Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos más que ellos o que simplemente no nos sirven para nada.En este mundo nadie está sobrado, todos tenemos algo que aprender de los demás o algo que enseñar.A veces hay personas que nos hacen un bien del cual ni siquiera estamos conscientes.

Una rosa muy bella, era indudablemente, omitiendo que tenia trastorno narcisista de la personalidad, en el que el paciente sobreestima sus habilidades y tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación.
En este caso en un grado tal, que se vea severamente comprometida la habilidad de la rosa para vivir una vida feliz o productiva al manifestarse dichos rasgos en la forma de egoísmo agudo y desconsideración hacia las necesidades y sentimientos ajenos.
Discriminación, valores estéticos absurdos, clara diferencia marcada entre lo que se establece entre “bello y feo”. Los cuales son valores totalmente subjetivos.


El sapo no tan bello, pero con una mentalidad endiabladamente oscura. Es el personaje opuesto de la rosa.
RENCOR, si. El corazón del sapo estaba marcado por el rencor. Esa peligrosa variante del odio que ensombrece el transcurso de los días y nos obliga a percibir la vida desde una perspectiva amarga y descolorida.
Era excluido socialmente, discriminado por ser feo, vivía sin más compañía que la retorcida voz de su enfermiza mente.
Pero el sapo trataba de ser un alma buena.
“A veces hay personas que nos hacen un bien del cual ni siquiera estamos conscientes.” Cita el cuento.
Ciertamente, uno era por dentro lo que el otro era por fuera.
La rosa corrupta y el feo y bondadoso sapo. Solo que sucedió algo…
El sapo menguo, menguo demasiado. Y no pudo seguir abarcando la situación, en lugar de tratar de seguir firme en su puesto. Pues ambos tenían puestos que mantenían, el se mostro débil. La raíz de la amargura crecía profundamente en su corazón.


Un día la rosa filosofaba sobre la poca gente que contemplaba su esplendor.
Porque no solo no se contentaba con ser hermosa, QUERIA atención que ni merecía ni necesitaba.
Con palabras hirientes le dijo al sapo que por su horroroso y grotesco cuerpo nadie se le acercaba a ella. Y le ordeno que se fuera.
El sapo sabia que ella vivía gracias a él, gracias a que el se comía a las hormigas. Y acaso trato de ser comprensivo?
NO, el sapo accedió a su tonta petición y la dejo morir, y no cualquier muerte. Sino una muy lenta y endiabladamente dolorosa. Cientos de hormigas la devoraban de a poco cada día. Mientras ella seguía viva!


Ni en el infierno de Dante había castigos semejantes.
Cuál es la enseñanza? Que los narcisistas deben pagar?
Que el sapo se vengó, y se regodeo en el dolor de la rosa?
Ah, Vendetta…
También estas en los cuentos infantiles.
E incluso en este, en el que descorriendo los velos vemos seres corruptos y enfermizos. Una narcisista pro-valor estético corrupto que profesaba discriminación a los seres que consideraba “feos”
Y Un solitario con mente retorcida y ansias de vendetta, socialmente discriminado y con complejos por su aspecto.


Y en que acaba el cuento?
En que el sapo vuelve a visitar a la carcomida rosa, confesando que él había sido el que mantenía a raya a las hormigas.
Mente perversa y psicópata! Careciendo de toda culpa regresa ver los restos de su venganza.
El orgullo de la rosa estaba tan carcomido como su autoestima y su cuerpo.
Acaso el sapo quería verla humillada?
Ciertamente suponiendo que la rosa no muriera, es de suponer que no volvió a discriminar.
Pero es esa forma de darle una lección? Con violencia y torturas físicas y mentales?
A veces hay personas que nos hacen un mal del cual ni siquiera estamos conscientes.
Cada personaje sirvió para degradar más al otro.


Personas libres del mundo, yo les advierto contra este sutil engranaje del sistema. No subestimen los cuentos infantiles!
Busquemos al culpable, ah cierto. Es Anónimo… (...)
Sin otro particular,
Nemo

viernes, 27 de febrero de 2009

Elena nooo


Pulgarcito

Versión de Perrault

La moraleja de tan risueño cuento es no despreciar a alguien por su estatura, sino que tomarlo en cuenta por su valía.
O al menos eso se dice por ahí…
Empecemos por el principio, una familia demasiado pobre que subsistían del empleo de leñador del padre de familia.
Literalmente se morían de hambre.
A tal grado de pobreza, que su último hijo (el séptimo hijo, que no salió lobizón por motivos de relativismo cultural) nació con enanismo al estar su madre desnutrida en su embarazo.



Y como si fuera poco, el pequeño se “desarrollaba” en un ambiente hostil en el que sus padres murmuraban contra sus hijos de forma abierta.
Nótese la parte en la que el chico jugaba bajo la mesa y escucho la disertación de su padre (madre o madrastra. Según la versión) en la que este hipotetizaba las ventajas de abandonarlos a su suerte en el bosque (donde obviamente serian pasto de las fieras)
En algunas versiones uno de sus padres opto por aplazar esa decisión un tiempito mas, en otras fue a la mañana siguiente. La cuestión es que Pulgarcito, aquejado por problemas físicos debido a su mala nutrición. Y seguramente, problemas psicológicos por la poca unidad familiar (Que seguramente se notarían más en su adolescencia) se vio ante la necesidad de hacer algo para evitar que él y sus hermanos sufrieran una muerte.


Cuantos años tendría? 6? Quizás 7?
Es la edad apropiada para la presión que se ejercía sobre el menor?
Sea como fuera, el pequeño tuvo que hacer de tripas corazón.
E ideo un plan muy simple; si lo abandonaban en el bosque, debía volver, para volver necesitaba saber por dónde, por ende; marcar un camino.
Realmente se nota la simpleza del pensamiento infantil en esa estratagema.
Salió al patio y junto piedritas blancas (ni siquiera hay que razonar mucho para saber que las piedritas blancas resaltan más en la oscuridad)


Los padres les dijeron que los acompañaran a juntar leña, el pequeño marchaba último. Dejando caer de vez en cuando una piedrita para marcar la ruta de vuelta.
Resaltemos que Pulgarcito no les conto a sus hermanos lo que realmente sucedía, otra muestra de mentalidad infantil. Ya que es propio de infantes muy pequeños esa actitud de guardar silencio.
Al llegar a lo profundo del bosque los abandonaron diciéndoles que se iban a cortar leña más allá, y obviamente nunca volvieron.
Los niños se desesperaron, y entonces Pulgarcito saco su As bajo la manga. Y los guio de vuelta hacia la casa.
(Lo cual resulta curioso, que retornen a un sitio donde no son bienvenidos)
Por un corto tiempo vuelven a convivir con sus padres (había una hogaza de pan)
Pero cuando la comida se acabo, de nuevo resolvieron tirarlos en el bosque. En algunas versiones, se dice que sus padres dejaron la puerta cerrada para que Pulgarcito no pudiera escapar a buscar piedritas, en otras simplemente dice que la puerta estaba cerrada.
Si tomamos la primera opción, nos aclara que sus padres habían hecho “confesar” al niño sobre como había hecho para retornar.


El punto es que la puerta estaba cerrada, el niño adentro y las piedritas afuera. Entonces él en su estratagema reemplaza ingenuamente las piedritas con migas de pan (lo cual es un error táctico que demuestra su mentalidad infantil, como veremos más adelante.)
Se repite de nuevo la escena del bosque, solo que cuando Pulgarcito quiere retornar descubre que los pájaros se habían comido las migas de pan. (Detalle que quizás alguien más perspicaz hubiera detectado)


En ese momento, ya no había estratagemas ni nada de carácter “pseudo-ingenioso” entonces, pues, no le quedo otra a Pulgarcito que subirse a un árbol y tratar de ver alguna luz que indicara una vivienda.
Escudriñando la oscuridad vio una luz, y llegaron a una casa.
Solo que esa casa estaba habitada por un ogro caníbal que vivía en concubinato con una “señora”. Y con las 7 hijas que esta le había dado. (No se aventuraran conjeturas sobre la condición de estas hijas; humanas u ogresas).


La “señora” advierte a los niños sobre el canibalismo del ogro, pero accede a esconderlos en la casa antes sus ruegos.
El ogro hace su entrada al grito de “Huelo carne fresca”
La “señora” le asegura que es la carne que había cocinado y le sirve la cena, pero este sigue convencido de que olía carne fresca.
Al revisar la casa encuentra a los niños escondidos en un armario (ni siquiera cabe mencionar la angustia psicológica de los niños)


Su obvia intención era matarlos y comerlos ahí mismo, pero su concubina le convenció que comer tanta carne le indigestaría. Y los niños fueron acostados en una cama, en la habitación donde dormían las hijas del ogro.
En este punto, señalare la ausencia de promesas de la “señora” sobre la supervivencia o no de los niños. Ella se limito a decir que mejor los matara por la mañana y los comiera como desayuno.
Quizás porque ni siquiera trataría de libertarlos, lo cual se amolda perfectamente al accionar de Pulgarcito:


Los niños estaban endiabladamente asustados, y el volvió a razonar con simpleza; cual es el mayor peligro? Que el ogro venga y nos mate en la noche. Cómo hacer para que no nos mate? Fácil, no debe reconocernos. Con quien se podían camuflar? Con las hijas del ogro. Tomo entonces las coronas que estas tenían en la cabeza mientras dormían y las cambio por los gorros de dormir que ellos portaban. (Si las ogresas/humanas eran princesas al portar corona, seria acaso el ogro caníbal rey de alguna organización o secta?)
A medianoche el instinto sádico del ogro lo hizo despertarse e ir a matar a los niños, entro con su cuchillo y en la oscuridad tanteo las cabezas; noto las coronas y fue a la siguiente cama, acto seguido degolló a sus hijas en silencio.
Al amanecer los niños se escaparon (y por sus propios medios dice el cuento) el ogro al despertar noto que había degollado a sus hijas, monto en cólera. Se calzo sus grandes botas y salió a cazar a los infantes.
Cuando estos lo escucharon se ocultaron tras unas rocas, el gigante se canso de buscar y se durmió.


Entonces Pulgarcito se acerco y le robo las botas (botas “mágicas” que permitían dar pasos de siete leguas como su nombre lo indica)
Porque las robo? Que sentiría el pequeño infante al ver al ogro aterrador durmiendo? Que puertas imagino que esas botas le abrirían?


No estoy versado en psicología infantil para responder a esas y muchas más preguntas que surgen de ese momento, de esa acción. Que no dura más que una oración; “Pulgarcito se le acerco y muy suavemente le quito las botas”
Pero si analizamos lo que hace luego con las botas, podríamos bosquejar que su idea era ganar oro para que su familia, al poder comer, los aceptaría de nuevo.
Lo cual hace que sea imposible refutar que estamos ante una maltrecha mente de un infante.
Ya que cuando tuvo las botas en su poder, corrió hacia el reino más cercano donde se puso al servicio del rey como mensajero.


El rey, al terminar el niño sus trabajos, quedo satisfecho y le dio una bolsita de oro.
Pulgarcito tomo el oro y a sus hermanos y volvió a casa, donde como al fin tenían para comer vivieron “muy felices”
Estos hermosísimos cuentos infantiles (nótese que fui sarcástico) rezuman un complejísimo nivel de naturaleza humana.
La moraleja real del cuento. Mas allá de todas las acotaciones sobre el pequeño infante. Parecen apuntar a que sin importar los problemas físicos o psicológicos, uno debe ser siempre el más astuto (el más “vivo”) para sobrevivir.
(Aunque deberíamos discrepar en que sea una buena enseñanza para niños que aun ni siquiera se han formado totalmente física y emocionalmente)


Al que madruga, Dios ayuda


Sin otro particular,
Nemo

jueves, 12 de febrero de 2009

Cuentos poco conocidos: Igual de peligrosos Pte 1


El osito Puly
Había una vez un niño verdaderamente bueno y estudioso llamado Fulvio.
Tenía un hogar muy humilde y a veces sus padres no podían comprarle los libros y útiles necesarios para el estudio. Sin embargo, con dedicación y empeño el niño conseguía en la escuela las mejores calificaciones.
Un día, los padres de Fulvio resolvieron premiar la buena conducta de su hijo, y utilizando algunos ahorros que habían juntado con sacrificio, Le compraron un obsequio.
Estaban muy contentos con su hijo, sobre todo porque este nunca decía mentiras, esa costumbre tan fea que tienen algunos chicos.
Le trajeron entonces un hermoso osito de paño color rojo, el mismo que Fulvio siempre se paraba a mirar en la vidriera de la juguetería, al salir de la escuela.
- Toma –le dijeron los padres-.sabíamos que te gustaba tanto y te lo compramos para vos.
Fulvio lo recibió emocionado. Le puso de nombre Osito Puly.
Esta de más decir que Osito Puly se convirtió desde entonces en el compañero inseparable del niño. Siempre estaba en sus juegos.
Precisamente una tarde, mientras se encontraba jugando a solas, Fulvio escucho de pronto que el osito lo llamaba por su nombre.
El niño se sorprendió muchísimo al escuchar que Puly le hablaba.
No podía salir de su asombro. Le parecía que estaba soñando, y por ello tardo un largo rato en responder.
- Pero… -dijo al fin maravillado al osito-… ¡nunca me hubiera supuesto que pudieras hablar y llamarme por mi nombre, como lo acabas de hacer! Tú eres un juguete y yo creía que los juguetes no hablaban.
- Te equivocas –le respondió Puly-. Nosotros los juguetes podemos hablar cuando nuestro dueño es un niño bueno y honrado como tú, que nunca le haces daño a nadie, que siempre respetas a tus mayores y jamás dices mentiras.
Cuando volvieron sus padres Fulvio decidió contarles lo sucedido esa tarde.
- El osito Puly habla –les dijo -. Me llama por mi nombre porque ya me conoce y nos hemos hecho muy buenos amigos.
Los padres de Fulvio creyeron que lo contado por el niño era producto de alguna travesura o de su propia fantasía.
- ya sabes muy bien –le recordaron- que no nos gusta que imagines cosas y luego pienses que son ciertas.
Viendo que sus padres estaban algo disgustados, Fulvio trato de salir del paso de la forma más fácil y cómoda. También con ello quería evitar posibles dificultades.
- Está bien –dijo entonces- Osito Puly no habla.
Desde ese día el Osito Puly nunca más hablo.


Libro: Cuentos de Ayer y Siempre (“Moderna Adaptación Pedagogica”)
Adaptadora: Licenciada Susana Storani, Socióloga.
Dibujos: Rodolfo Ramos
Edita: Ediciones Rio de la Plata S.A. (Arregui 3925, Bs As, Argentina)
El osito Puly, por Rosana Schillaci.

Este cuento pertenece a la rama baja de la literatura infantil definible como “poco conocida”.
En la historia tenemos una familia muy pobre (al grado de tener que ahorrar dinero arduamente para comprar un osito de paño)
Ese día Fulvio estaba solo, y si analizamos bien. Veremos que era usual que el chico estuviera solo, al ser tan pobres era obvio que los dos padres trabajaban.
Tampoco se nombran amigos del colegio, tengamos en cuenta que era muy pobre, y muy estudioso (les suena la palabra “nerd” o “traga”?) realmente uno dudaría que tenía amigos… sobre todo después de leer a sus padres decir: “no nos gusta que imagines cosas y luego te creas que son reales”
No era la primera vez que el chico, en su soledad, conjuraba un amigo imaginario para no estar tan solo. Esta vez fue su osito especial.
Sus padres desconociendo que significaba el Osito Puly para el chico, lo obligaron a destruir a su amiguito.


Pero leamos algo de los amigos imaginarios; (…) Los amigos imaginarios pueden ser de distinta naturaleza, como personas u objetos, peluches, monos o personajes inventados. Y es con ellos con quienes el niño tiene un espacio para conversar, jugar y pelear.
(…)Los amigos imaginarios también surgen como respuesta a las idealizaciones e ideas positivas. Junto a estos personajes tienen espacio para satisfacer sus anhelos y deseos, en general, en esas instancias pueden satisfacer algunas necesidades que no tienen en su entorno habitual. (…)Principalmente este fenómeno se da en niños que son hijos únicos (…) Por lo tanto, sus amigos imaginarios surgen para satisfacer algunas necesidades que no se les brinda en su medio. Hay autores que también plantean que surgen debido a que el niño presenta carencias afectivas.



Realmente sugestivo todo eso.
No se puede culpar a los padres, eran pobres y debían trabajar para darle de comer a Fulvio y tampoco esperemos que en su nivel de escolarización hayan tenido conocimientos de psicología.
Es más bien, una fotografía de un problema infantil de familia pobre cada vez más común.
La gran duda es, es esto un tema sano para un cuento infantil para niños? No había adaptado los cuentos una “socióloga” acaso?
Indudablemente hay personas que aunque lo deseen y hagan, NO pueden escribir cuentos infantiles ni deberían hacerlo. Puesto que los remedos corruptos e inmundos que engendran salen al mercado del capitalismo, donde su calidad jamas es analizada, a enfermar mentes infantiles con ideas turbias y poco sanas de un mundo que no están listos para comprender,
Sin otro particular,
Nemo

domingo, 8 de febrero de 2009

Homicidio y Travestismo


Homicidio y Travestismo
Caperucita roja y el lobo es un antiquísimo cuento transmitido de forma oral en la Europa antigua.
En 1697 el francés Charles Perrault fue el primero en recoger la historia y publicarla en un libro, que se titulo “Cuentos de antaño”
La versión tradicional que circulaba antes de que el cuento fuera publicado ahí tenia tintes eróticos, macabros y sádicos.
Perrault suavizo un poco la historia, (por ejemplo omitió la escena en la que el lobo ya disfrazado de anciana le propone consumir carne y sangre de la verdadera anciana descuartizada en una orgia sádica de proporciones salvajes)
Y agrego a la historia una moraleja explicita, como acostumbraba, la cual era inexistente hasta entonces en el cuento.

En 1812 los hermanos escritores alemanes Jacob Grimm y a Wilhelm Grimm (los famosos Hermanos Grim) le dieron otra mano de pintura al cuento y lo suavizaron aun mas; menos elementos eróticos y un final feliz. Y eso que quedo es el cuento actual que hoy vemos por todos lados.
El cuento bajo su nivel de corrupción. Pero, lo suficiente?
Realmente no. Simplemente ahora la mitad es implícita y la otra mitad es explicita.

La madre irresponsablemente manda a caperucita al bosque a llevarle víveres a su abuela, etc. (Primer culpable implícito de la serie de eventos desafortunados)
En el camino esta se encuentra con el lobo, y bastante inocentemente le revela a donde va y le da demasiados datos personales de sí misma a un extraño. (Segundo culpable implícito de la serie de eventos desafortunados)
El lobo se adelanta, fuerza la puerta y entra. Comete homicidio, canibalismo y travestismo. (Culpable explicito)

El susodicho lobo no puede excusarse con el argumento de “ser carnívoro” ya que esto no explicaría el travestismo, puesto que podría haber devorado a la niña en el bosque sin esa necesidad.
Lo cual nos muestra antiguos vestigios de la versión original en la que el lobo y la niña tenían relaciones sexuales.
Caperucita roja llega a la casa y entra, es incapaz de diferenciar a su abuela de una fiera peluda y salvaje cuando visualmente el único parecido era un camisón y un gorrito, señal obvia de que la niña no veía a su abuela muy a menudo (por no decir jamás)

Tal hecho la vuelve Culpable implícita de los siguientes eventos desafortunados. (Y a su abuela también la podríamos llamar Segunda culpable implícita por no haber puesto Puertas Pentágono o tener un perro guardián)
El lobo pasa a ser culpable explicito nuevamente.

Y en este momento se produce una charla muy curiosa, en la que la niña le pregunta al lobo repetidamente por el gran tamaño de ciertas partes de su cuerpo, vestigios de la vieja versión erótica del cuento. Pero que, al haberse perdido en el olvido tal versión (aun teniendo en cuenta que existan registros, esta versión no es conocida popularmente.) deja esa escena como una simple extravagancia. El lobo comete homicidio de nuevo y se come el cuerpo de la niña (en la versión actual)

Luego aparece el cazador espontaneo que mata a la fiera y saca a las mujeres del vientre del homicida (ya que realmente no estaban muertas, solo devoradas. Aunque esto es un giro hecho para lograr un final feliz, ya que es físicamente imposible que el lobo las devorara enteras sin descuartizarlas.)

Así que tenemos dos hechos criminalísticos. (Siempre hablando de la versión actual)
El primero es el incidente de la anciana y el segundo el de la propia Caperucita. Cada evento tuvo 3 culpables, 2 de los cuales siempre pudieron haberlos evitado, esa es la parte moralista del cuento.

Mi crítica no es sobre el homicidio, canibalismo y travestismo. (Aunque realmente es censurable todo eso)
Sino sobre el “atenuamiento de la corrupción del cuento”
A lo largo de más de 300 años se le incorporaron dos modificaciones al cuento, hechas por pedagogos y gente docta y versada en estudios. No por cualquiera.
Y a pesar de esas dos modificaciones aun puede adivinarse el verdadero argumento corrupto del cuento para el que sepa mirar.
De ser un vulgar cuento oral que circulaba entre gente ignorante paso a ser un cuento “infantil”.
Pero es “infantil” nada más porque se disimula lo más fuerte y explicito del cuento dejando TODO lo demás intacto?
En más de 300 años de adaptación eso es todo lo que se logro?
“disimular” escenas de erotismo y sadismo, camuflarlas tan solo?
Tal vez en 300 años más se vuelva a modificar y se termine de depurar la corrupción que tiene, pero en ese caso no quedara argumento de la historia… puesto que lo que mal empieza, mal acaba.
Sin otro particular,
Nemo

viernes, 6 de febrero de 2009

Blanca-nieves no tan Blanca


Blanca-nieves

Ah, nos encontramos con un cuento “infantil” que pone a prueba la objetividad que he tratado de mantener en mis artículos.
Este cuento empieza como casi todos los cuentos de antaño, era una vez un reino con dos reyes…
Y la reina tuvo un deseo, un deseo que analizaremos:
“Pensó que le gustaría tener una hija con los labios rojos como la sangre, la piel blanca como la nieve y los cabellos y los ojos negros como el ébano. Y lo que deseo con tanto amor, se realizo. Tuvo una niña muy bella que llamaron Blanca-nieves”
Mas allá del estereotipo estético, que también me doy el lujo de señalar, destaco que el deseo de la reina era una hija mujer.

“que obviedad” dirán algunos, pero ese es el punto. El árbol tapa el bosque. Recordemos que estaban en una… monarquía.
Donde el primogénito del soberano pasaba a ser el rey luego de la muerte de este.
No he encontrado ningún indicio de problemas mentales en la reina en varias versiones que revise del cuento, así que su salud era desde el punto de vista del lector; incuestionable.
La reina sabía lo que quería y lo que hacía. La reina era abolicionista contra monarquía. Y saben que prueba tenemos de eso?

Luego de parir una hija… murió. En circunstancias que no se especifican, no hace falta recordar antiguos reyes que mataban a sus esposas por no darles hijos.
Simplemente la reina y su secta abolicionista secreta y vanguardista fraguaron sabotearle la diversión al rey.
Y luego de la muerte “en condiciones dudosas pero fácilmente omitibles por hacer referencia al monarca” asume una mujer siniestra y narcisista. Cuyo hobby era contemplarse en un espejo.
Esta mujer era innegablemente bella, pero un día lo que el reflejo le revelo fue; eres bella pero blanca-nieves lo es más.

Así que la mando matar de una forma muy especial; debían conducirla a un bosque y fusilarla a flechazos.
Porque no la mato mientras dormía? Porque ella la odiaba de forma profunda y quería que padeciera angustias psicológicas antes de morir. Y por si fuera poco, debían arrancarle el corazón y traérselo como prueba del homicidio!

El verdugo se compadeció de la joven y le dijo que se largara al bosque donde se ocultaría. Entonces mato una cabra y le saco el corazón, corazón que llevo a la reina.
Al no existir un moderno sistema de peritaje para saber si era o no el corazón de la joven, la reina asumió que si lo era y procedió a devorarlo en un ritual sádico (por no decir satánico)
Las intrigas palaciegas eran comunes, pero quizás el canibalismo ritual no lo era tanto.
Existía antes la creencia en las sociedades primitivas que devorar al caído le transmitía a uno la fortaleza de este, o también estaba la creencia de que la inteligencia se guardaba en el corazón y no en el cerebro.

O quizás simplemente la reina desconocía tales paganismos y se dejo llevar por su frenesí. No hay forma de saberlo.
En algunas versiones ya se habla de la reina como una “bruja” o “hechicera”, y la veremos dominar muy bien el manejo de sustancias químicas catalépticas. Cosas que las damas de corte no solían conocer, por lo que es factible que la reina adorara secretamente alguna deidad pagana que requiriera derramamiento de sangre o estuviera en alguna secta oscura (y no precisamente de política reformista)

Blanca-nieves vago por el bosque hasta que, extenuada y con principio de hipotermia encontró una pequeña cabaña, en la que busco refugio.
Tal cabaña pertenecía a un grupo unido de trabajadores mineros que sufrían enanismo, algo así como un gremio de trabajadores explotados que sufrían limitaciones físicas.
Al parecer hay cierta tendencia en estos hermosos y tiernos cuentos de hacer referencia una y otra vez a personas con anomalías físicas y mentales (gigantismo, enanismo, idiotez, etc.)
La princesa desterrada, como hemos dicho, entro en la cabaña y luego de tomar y comer algo se durmió.

La gente pequeña llego bien entrada la noche de la mina donde eran explotados, cuando Blanca-nieves despertó y les narro sus peripecias, ellos aceptaron que se quedaran al considerarla una igual dentro de la explotación del sistema monárquico, a pesar de que sus ingresos no eran muy altos (siete tipos en una casita)
Por lo cual ella debía encargarse de los quehaceres domésticos típicos; lavar, planchar, asear, etc.
No entraremos en divagaciones sobre las intenciones de esta gente pequeña con la joven, aunque citare la siguiente frase del cuento:
“Saltaron de alegría cuando acepto”

¿Enanos degenerados? ¿Una princesa exiliada joven y voluptuosa?
Una combinación bastante volátil se podría decir.
Incluso si nos remontamos atrás podríamos preguntarnos porque el verdugo le perdono la vida a la joven, después de todo. El tipo estaba acostumbrado a la sangre…

La reina-hechicera-sectaria-caníbal descubrió que su hijastra seguía viva y tomo cartas en el asunto personalmente.
Habíamos mencionado que era diestra en el manejo de químicos y sustancias naturales, hizo una mezcla de hierbas locales y extranjeras y tuvo al fin un veneno cataléptico que sumía a su víctima en un sueño artificial muy parecido a la muerte, ya que los síntomas vitales eran muy bajos y difíciles de detectar aun para profesionales (aunque al tener en cuenta que en esa época la medicina seguía siendo bastante ritual, diremos que era indetectable para los “profesionales”) , menos aun para gente rustica como los mineros pequeños.

La reina se disfrazo de una vendedora ambulante y fue a la cabaña de la gente pequeña, donde le dio a Blanca-nieves una manzana con la sustancia cataléptica. La desprevenida joven la mordió y cayó en el sueño artificial.
Obviamente las intenciones de la reina-hechicera-sectaria-caníbal eran bastante retorcidas, ya que esperaba que la joven sufriera un entierro prematuro al ser considerada muerta por la gente pequeña. Una de las muertes más terribles que hay.

Aunque los enanos trataron de reanimarla no pudieron, pero no la enterraron. Sino que la conservaron dentro de una gran urna de cristal en un claro del bosque.
Los enanos no tenían forma de saber que estaba viva, y curiosamente no esperaron a que el proceso de descomposición les demostrara que estaba muerta.
Observemos esta frase del cuento:
“Noche y día se turnaban para velarla mientras los demás trabajaban”

¿Enanos degenerados? ¿Una princesa exiliada joven y voluptuosamente técnicamente “muerta”?
Estaremos acaso ante Enanos no solo degenerados, sino necrófilos?
Al parecer estos bellos cuentos infantiles segregan corrupción por todos lados.

Veamos como sigue esto.
Un día paso un príncipe a caballo, la vio en su sueño artificial y se acerco, al tomarla entre sus brazos un trozo de manzana envenenada cayo de sus labios. ¿No era acaso que los Enanos la habían tratado de reanimar? Entonces, ¿Qué hacia ese pedazo de manzana con sustancia cataléptica ahí?

Acaso los Enanos sospechaban que ese pedazo de manzana le producía el sueño artificial y lo dejaban ahí a propósito?
Sea como fuera, ella despertó y se les acabo la fiesta.
Se enamoro del príncipe con solo verlo, como ocurre en estos cuentos y en las novelas (hay cosas que nunca cambian)
Y fueron al reino del príncipe donde se casaron.
No sabemos qué fue de la reina-hechicera-sectaria-caníbal
Ni de los siete Enanos necrófilos.
Y saben qué? Es mejor así.
Sin otro particular,
Nemo

Blanca-nieves no tan Blanca

Blanca-nieves
Ah, nos encontramos con un cuento “infantil” que pone a prueba la objetividad que he tratado de mantener en mis artículos.
Este cuento empieza como casi todos los cuentos de antaño, era una vez un reino con dos reyes…
Y la reina tuvo un deseo, un deseo que analizaremos:
“Pensó que le gustaría tener una hija con los labios rojos como la sangre, la piel blanca como la nieve y los cabellos y los ojos negros como el ébano. Y lo que deseo con tanto amor, se realizo. Tuvo una niña muy bella que llamaron Blanca-nieves”
Mas allá del estereotipo estético, que también me doy el lujo de señalar, destaco que el deseo de la reina era una hija mujer.
“que obviedad” dirán algunos, pero ese es el punto. El árbol tapa el bosque. Recordemos que estaban en una… monarquía.
Donde el primogénito del soberano pasaba a ser el rey luego de la muerte de este.
No he encontrado ningún indicio de problemas mentales en la reina en varias versiones que revise del cuento, así que su salud era desde el punto de vista del lector; incuestionable.
La reina sabía lo que quería y lo que hacía. La reina era abolicionista contra monarquía. Y saben que prueba tenemos de eso?
Luego de parir una hija… murió. En circunstancias que no se especifican, no hace falta recordar antiguos reyes que mataban a sus esposas por no darles hijos.
Simplemente la reina y su secta abolicionista secreta y vanguardista fraguaron sabotearle la diversión al rey.
Y luego de la muerte “en condiciones dudosas pero fácilmente omitibles por hacer referencia al monarca” asume una mujer siniestra y narcisista. Cuyo hobby era contemplarse en un espejo.
Esta mujer era innegablemente bella, pero un día lo que el reflejo le revelo fue; eres bella pero blanca-nieves lo es más.
Así que la mando matar de una forma muy especial; debían conducirla a un bosque y fusilarla a flechazos.
Porque no la mato mientras dormía? Porque ella la odiaba de forma profunda y quería que padeciera angustias psicológicas antes de morir. Y por si fuera poco, debían arrancarle el corazón y traérselo como prueba del homicidio!
El verdugo se compadeció de la joven y le dijo que se largara al bosque donde se ocultaría. Entonces mato una cabra y le saco el corazón, corazón que llevo a la reina.
Al no existir un moderno sistema de peritaje para saber si era o no el corazón de la joven, la reina asumió que si lo era y procedió a devorarlo en un ritual sádico (por no decir satánico)
Las intrigas palaciegas eran comunes, pero quizás el canibalismo ritual no lo era tanto.
Existía antes la creencia en las sociedades primitivas que devorar al caído le transmitía a uno la fortaleza de este, o también estaba la creencia de que la inteligencia se guardaba en el corazón y no en el cerebro.
O quizás simplemente la reina desconocía tales paganismos y se dejo llevar por su frenesí. No hay forma de saberlo.
En algunas versiones ya se habla de la reina como una “bruja” o “hechicera”, y la veremos dominar muy bien el manejo de sustancias químicas catalépticas. Cosas que las damas de corte no solían conocer, por lo que es factible que la reina adorara secretamente alguna deidad pagana que requiriera derramamiento de sangre o estuviera en alguna secta oscura (y no precisamente de política reformista)
Blanca-nieves vago por el bosque hasta que, extenuada y con principio de hipotermia encontró una pequeña cabaña, en la que busco refugio.
Tal cabaña pertenecía a un grupo unido de trabajadores mineros que sufrían enanismo, algo así como un gremio de trabajadores explotados que sufrían limitaciones físicas.
Al parecer hay cierta tendencia en estos hermosos y tiernos cuentos de hacer referencia una y otra vez a personas con anomalías físicas y mentales (gigantismo, enanismo, idiotez, etc.)
La princesa desterrada, como hemos dicho, entro en la cabaña y luego de tomar y comer algo se durmió.
La gente pequeña llego bien entrada la noche de la mina donde eran explotados, cuando Blanca-nieves despertó y les narro sus peripecias, ellos aceptaron que se quedaran al considerarla una igual dentro de la explotación del sistema monárquico, a pesar de que sus ingresos no eran muy altos (siete tipos en una casita)
Por lo cual ella debía encargarse de los quehaceres domésticos típicos; lavar, planchar, asear, etc.
No entraremos en divagaciones sobre las intenciones de esta gente pequeña con la joven, aunque citare la siguiente frase del cuento:
“Saltaron de alegría cuando acepto”
¿Enanos degenerados? ¿Una princesa exiliada joven y voluptuosa?
Una combinación bastante volátil se podría decir.
Incluso si nos remontamos atrás podríamos preguntarnos porque el verdugo le perdono la vida a la joven, después de todo. El tipo estaba acostumbrado a la sangre…
La reina-hechicera-sectaria-caníbal descubrió que su hijastra seguía viva y tomo cartas en el asunto personalmente.
Habíamos mencionado que era diestra en el manejo de químicos y sustancias naturales, hizo una mezcla de hierbas locales y extranjeras y tuvo al fin un veneno cataléptico que sumía a su víctima en un sueño artificial muy parecido a la muerte, ya que los síntomas vitales eran muy bajos y difíciles de detectar aun para profesionales (aunque al tener en cuenta que en esa época la medicina seguía siendo bastante ritual, diremos que era indetectable para los “profesionales”) , menos aun para gente rustica como los mineros pequeños.
La reina se disfrazo de una vendedora ambulante y fue a la cabaña de la gente pequeña, donde le dio a Blanca-nieves una manzana con la sustancia cataléptica. La desprevenida joven la mordió y cayó en el sueño artificial.
Obviamente las intenciones de la reina-hechicera-sectaria-caníbal eran bastante retorcidas, ya que esperaba que la joven sufriera un entierro prematuro al ser considerada muerta por la gente pequeña. Una de las muertes más terribles que hay.
Aunque los enanos trataron de reanimarla no pudieron, pero no la enterraron. Sino que la conservaron dentro de una gran urna de cristal en un claro del bosque.
Los enanos no tenían forma de saber que estaba viva, y curiosamente no esperaron a que el proceso de descomposición les demostrara que estaba muerta.
Observemos esta frase del cuento:
“Noche y día se turnaban para velarla mientras los demás trabajaban”
¿Enanos degenerados? ¿Una princesa exiliada joven y voluptuosamente técnicamente “muerta”?
Estaremos acaso ante Enanos no solo degenerados, sino necrófilos?
Al parecer estos bellos cuentos infantiles segregan corrupción por todos lados.
Veamos como sigue esto.
Un día paso un príncipe a caballo, la vio en su sueño artificial y se acerco, al tomarla entre sus brazos un trozo de manzana envenenada cayo de sus labios. ¿No era acaso que los Enanos la habían tratado de reanimar? Entonces, ¿Qué hacia ese pedazo de manzana con sustancia cataléptica ahí?
Acaso los Enanos sospechaban que ese pedazo de manzana le producía el sueño artificial y lo dejaban ahí a propósito?
Sea como fuera, ella despertó y se les acabo la fiesta.
Se enamoro del príncipe con solo verlo, como ocurre en estos cuentos y en las novelas (hay cosas que nunca cambian)
Y fueron al reino del príncipe donde se casaron.
No sabemos qué fue de la reina-hechicera-sectaria-caníbal
Ni de los siete Enanos necrófilos.
Y saben qué? Es mejor así.
Sin otro particular,
Nemo
Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported .