jueves, 1 de abril de 2010

La Revolucion segun Dinamarca


El Cojo Pb

En 1838, en Dinamarca y en pleno contexto de gestación de revolución contra la monarquía absolutista, (Las repercusiones de la revolución francesa ya habían llegado a los países nórdicos), Hans Christian Andersen, reconocido autor de cuentos infantiles clásicos actualmente, publicaba “El soldadito de plomo”, una historia cruda de un hombre tullido que debe permanecer en primera fila porque desea a otro juguete, también invalido. (Aquí debo detenerme, suspirar con afectación, y tipear; Acrotomofilia: Atracción por los miembros amputados. Ya es la segunda parafilia que leemos en cuentos infantiles…) La historia termina con muertes, inmolaciones en fuego y un realismo mágico algo fuera de contexto constituido por una metamorfosis.

Pero estamos comenzando con el final, ¿porque el contexto Dinamarqués es tan importante para pseudo-criticar seriamente este cuento? Y aclaro que el “pseudo” es tan solo para evitar problemas legales, la abominación de este cuento es tan clara como el agua mineral Villavicencio.
El contexto es importante, porque se estaba gestando la revolución, el buen Hans había tenido una tórrida infancia, familia alcohólica y enfermiza, extrema pobreza al grado de tener que recurrir al mendigaje y a pernoctar debajo de puentes.
Tuvo un comienzo, o trato de tener un comienzo artístico, como cantante de ópera. Pero lo expulsaron de Copenhague tildándolo nada más ni nada menos que de lunático, por causas que ya se olvidaron en los anales de las historias.
También tuvo una suerte parecida cuando trato de seguir la danza, todo esto nos deja como resultado a una persona sumamente resentida contra el sentido social y con posibles traumas psicológicos que se reflejaran luego en sus obras.
Por supuesto que gracias a la subversión francesa, su resentimiento se enfoco en la monarquía como causa inefable de sus desgracias.
Es factible que eso provocara que este cuento este cargado de ideologías de guerrilla, conformismo y ambición.
Comenzando con esta espiral de delirio; tenemos al empezar un pelotón de soldados, en los que no importa un bledo si somos o no inválidos; tenemos que sumarnos a la rebelión y levantar la mano saludando al Liberté, égalité, fraternité.
Este pequeño pelotón servía a un pequeño burgués (o mejor dicho, hijo de burgueses)
El niño manipulaba los soldados por delante de un castillo emblemáticamente monárquico con muchos y muy innecesariamente caros accesorios agregados (no olvidemos que muchos castillos de antaño tenían su propio lago)

En ese castillo había una bailarina, curiosamente sola. Que estaba en una eterna pose de danza, con la pierna recogida. Simulando engañosamente ser invalida como el soldado.
El despertar parafilicamente sexual del soldado tullido provoca un deseo ardiente de marchar en primera fila y arriesgar su única pierna en aras de impresionar a la chica. Lo cual es un obvio intento de flagear la conciencia mediante una sugestión artificial de ambición que podrá ser correspondida en base al servicio.

En otras palabras este párrafo de la historia adoctrinaba a los niños a tener conformismo con el burgués que los mandaria a morir a cambio de una supuestamente justificada ambición de un sueño social derivado de derrocar al monarca en la revolucion venidera.
Por supuesto que la muñeca danzante no era realmente coja, ¿era una ambición justificada, o era una ilusión inducida?
Es para reflexionar.
Pero este soldado, en lugar de morir en primera línea debido a su malformación.
Elige desertar del ejército y tratar de alcanzar su sueño omitiendo la parte de la guerra y la matanza.
Por eso se oculta detrás de una caja de tabaco y espera a que el niño guarde los juguetes.
Al caer la noche, los juguetes cobran vida, comienzan a jugar y todo eso.
Y ante el intento de flirteo del soldado a la dama, aparece un diablo negro.
Si representa una conciencia corrupta, literalmente a un ángel caído o acaso a algún caudillo revolucionario reconocido por su crueldad con los desertores, no lo sé. Lo dejo a la especulación del lector, personalmente no tomo partido y de cualquier manera es válido para todos admitir que la figura es maligna.
El soldado es relegado a una posición mas arriesgada, de vigilante en una atalaya que seria la ventana.
Hay ambigüedad sobre si es o no obra del diablo negro, pero es muy factible que el soldado haya sido capturado y reinsertado en las filas.
El diablo negro tenía atracción por la dama, de lo cual se desprende que tuviera odio al soldado.
Entonces; oh, sorpresa, el soldado tiene un infortunado accidente cuando la ventana le cae encima y este termina cayendo.
Pareciera ser que ese diablo negro que tiene poder militar se deshizo de él, como solía ocurrir antes cuando enviaban a los soldados más indeseables a excursiones casi suicidas.
El soldado quedo cuasi-vivo-infra capacitado.
No obstante, el pequeño hijo de burgueses envio en su búsqueda (en la historia fueron el niño y su niñera a buscarlo), búsqueda que resulta infructuosa.
Un pequeño diluvio detiene la búsqueda, y luego de que finaliza, el soldado es encontrado por otros hijos de burgueses.
Que lo derivan a la batalla náutica, poniéndolo en un contrahecho barco de papel que navego por las turbias aguas de la cuneta.
Y entro en la oscura alcantarilla, donde el soldadito tiene un enfrentamiento con una rata que quiere cobrarle peaje, la cual es también factible simbolice a algún personaje del entorno asociado a la rata.
El barco del soldado evade a la rata, y luego de escapar cae en un canal, donde el barco se hunde y el soldado se cree alcanzado por la muerte.
Entonces evoca cantos guerreros nórdicos y se prepara para morir,
¡Adelante, guerrero valiente! ¡Adelante, te aguarda la muerte!

Aun anhelando su soñada doncella.
En un giro surrealista, un pez se lo traga. Lo cual es una alusión bíblica que trata de mesianisar la revolución social, ya que el pez es capturado y el soldado retorna a…
El primer hijo de burgueses.
El destino favorece obvia y arbitrariamente a estos actores sociales, no importa lo que el soldado cojo hiciera; en esta óptica fue algo errado, y ya regreso al inicio.
Cuando vuelve a su compañía, se alegra de volver a ver a la dama, incluso al principio llama la atención su inesperado regreso, en un sentido positivo de honores, que él rechaza por sus convicciones.
Pero un pequeño hijo de burgueses, [No tuvo motivo alguno para hacerlo; era, por supuesto, aquel muñeco de resorte el que lo había movido a ello.] arrojo al soldado a las llamas, parece que aquí tenemos más información del diablo negro; era, parece ser, un personaje influyente, poderoso y corrupto que podía manejar los hilos de los actores sociales revolucionarios.
El soldado cojo de plomo es inmolado.
La dama aristócrata danzante es “empujada por un viento”, mismo viento que también arrojo la ventana sobre el soldado, y cae también al fuego donde es inmolada.
El castillo queda vacio.
Los burgueses ganan, solo a costa de soldados cojos y de sus sueños muertos.
De ese soldado solo quedo un pequeño corazón de plomo, y de ese sueño ambicioso y aparentemente realizable se consumió también por fuego, quedo solo una pequeña lentejuela quemada y negra.
¿Acabo de leer un cuento para niños o la historia de la revolución de Dinamarca?
Es algo para reflexionar cuidadosamente antes de dormir, ¿Qué es lo que realmente leen nuestros hijos?

Sin otro particular,
mr. Nemo
Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported .