jueves, 19 de junio de 2014

Nota editorial al pasar



Cada tanto me parece conveniente publicar estas notas editoriales, donde me deshago en explicaciones frente a un mar blanco en el que brotan palabras como hormigas negras hasta cubrirlo todo.
Me gusta jugar a creer que alguien leerá estas explicaciones y justificaciones, mera vanidad.
Si no querés leerlas estás perdonado.
 
El año pasado me recibí de periodista en un lugar que cerró sus puertas cuando salimos. Soy de la última promoción de Círculo de la prensa, un lugar que tiene más pasado que futuro e incluso que presente.Actualmente curso la licenciatura de Comunicación con orientación audiovisual en la UNSAM, título no poco rimbombante... Realmente estoy rodeado de otros egresados en periodismo, locución, producción de cine, y otros tantos vástagos de la carrera de comunicación.

Casi todos mis compañeros adhieren sin mucho miramiento a la nueva tendencia (que no es nada moderna) de relativismo al más puro estilo protagórico; si hay que distorcionar se distorciona, si hay que bajar linea se la baja... Son las reglas del juego, aclaran ellos.

Llevo un buen tiempo preguntándome si realmente quiero jugar con esas reglas. Y lo que es peor, preguntándome qué tipo de ominosa verdad vapuleada es la que mi idealismo quiere defender...
El punto cúlmine de esta crisis ontológico-motivacional fue cuando me llegó la factura de vencimiento del dominio.
¿Qué hago? Hace mucho que no escribo... ¿Tanto? Sí, mucho. ¿Lo pago? ¿Pagar algo que no uso? ¿Entonces lo sigo usando? ¿Lo dejo morir?

Siempre me gustó jugar a soñar que en estas páginas blancas era libre de ser, hacer, deshacer y escribir.
Mis proyectos, hojas al viento, chispas en el aire, condenados a marchitarse por mi falta de constancia... Qué triste.

En mi cruzada por reinflamar el fuego de mi pasión, escruté una noche la ciudad desde el piso decimonoveno del Bauen, y vi a Buenos Aires desplegarse delante de mí.
Vi o creí ver muchas historias sin palabras, muchos personajes sombríos y fugaces, muchos misterios sin resolver porque no necesitan ser resueltos.
Puedo ser un periodista, un escritor, un comunicador, un teólogo, un counselor, un cristiano, un herrero, un esgrimista, y una larga lista de cosas.
Puedo jugar a ser muchas cosas; el gran abanico de posibilidades humanas no me es ajeno.

Pero mirando la ciudad de noche, desde el decimonoveno piso, me vi a mí mismo también. Puedo ser muchas cosas, pero en cada una de ellas mi pasión y motor es el deseo de conocer y descubrir, algo tan infantil y primario, pero al mismo tiempo tan complejo y trascendente...
Ahora soy un redactor en Crac! una revista de arte y cultura y le debo gratitud a mi nueva capitana.
Por un tiempo dejaré de volar sólo... Y me uniré a ésta bandada, me subiré a este barco y veré cielos nuevos y mares nuevos.

También pasaré más seguido por aquí.
Detonador de cuentos será lo que yo quiera que sea, y eso me hace feliz.

Sin otro particular,
Mr. Nemo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported .