miércoles, 17 de diciembre de 2014

Minecraft y la naturaleza humana


Imagina que estás varado… Solo… ¿Qué haces…?
Explorar… Antes que la noche caiga sobre ti necesitarás un lugar para protegerte…
Entonces comienzas a minar… Elaborar… Crear… Descubrir…
Pero a medida que minas… Más y más profundamente… Te das cuenta de que no estás solo.

 
En estas palabras se expresa el tráiler del videojuego Minecraft, uno de los sandbox más reconocidos de la actualidad. La presente nota no pretende realizar un informe exhaustivo y sistemático sobre la historia y evolución del juego, o sobre su posicionamiento en el mercado; ni siquiera sobre su jugabilidad. Más bien son unas breves reflexiones sobre la naturaleza humana orientadas a las personas que no han tenido contacto con el juego.


  • Steve y la naturaleza
Minecraft es un videojuego de construcción de tipo “mundo abierto” o sandbox. Esto implica que no tiene un objetivo específico (aunque tenga ciertos logros que pueden cumplirse), ofreciendo al jugar mucha libertad en cuanto a la forma de jugar.

Nos encontramos en un mundo natural y puro. En este mundo encarnaremos el personaje de un Hombre, en su sentido más genérico y arquetípico. Un hombre llamado Steve, con el que recorreremos y modificaremos el terreno, compuesto de diversos biomas (desiertos, océanos, llanuras, montañas, ríos…), cada uno con flora, fauna y características diferentes.
Profundas cavernas naturales plagadas de murciélagos, enormes abismos y demás accidentes geográficos.
 
Se vea o no pixelado (y esto dependerá en buena medida de los paquetes de texturas que usemos) uno de los detalles que puede llegar a fascinarnos es la belleza natural de los biomas en cada uno de los mundos únicos que el juego crea en base a un algoritmo.

En este mundo prístino hay toda clase de criaturas; pacíficas como cerdos y vacas que vagan por las praderas pastando y hostiles como Zombies y Creepers (criaturas verdes que tienen la capacidad de estallar) acechando en la oscuridad.



  • Steve y la mecánica

La persona perspicaz no tardará en descubrir cuál es el secreto del verdadero poder en el Minecraft . Este secreto y este poder es lo que hace que en el Minecraft podamos ver un despliegue de la naturaleza humana en su expresión más abstracta y refinada.

Muy pronto el jugador principiante descubre la peligrosidad de las criaturas hostiles del juego. Descubre también los peligros de la lava, de las alturas, del ahogamiento, de la asfixia, del hambre. Descubre que este mundo natural tiene su faceta salvaje

La primera herramienta que podemos elaborar en nuestro camino a la supervivencia es una mesa de crafteo o mesa de trabajo, con madera. Donde seremos artífices de las herramientas que nos permitirán cambiar el mundo natural que nos rodea; manipulando palos, piedras, hierro y minerales podemos fabricar picos, espadas, azadas, hachas, armaduras y otras herramientas más complejas.

La verdadera herramienta que tenemos para sobrevivir no es otra que el conocimiento, la ciencia de las combinaciones. Esto es lo que nos permite otear el horizonte desde una montaña y sentirnos imbuidos por el poder; el poder de saber que podemos desmenuzar montañas, arrasar bosques, cruzar océanos, domar la peligrosa naturaleza de la lava y el agua, vencer el tiempo y el espacio, cruzar a otros mundos y dominarlos. La gran cuestión es que poco a poco aprendemos cómo hacer todas estas cosas.

Como aseveraba Bacon en su Novum Organum: El conocimiento es poder.




Aprendemos cómo modificar los bloques, con cuales herramientas y en qué momentos, como fortalecernos con armaduras, pociones y magia. Aprendemos a manipular la naturaleza, convertir un generador de monstruos en una granja de experiencia, cómo reproducir y domesticar animales, en qué determinadas zonas del mapa y a qué altura específica se encuentran los minerales y las criaturas, cómo cultivar, cómo fabricar bloques de TNT con pólvora y arena... Aprendemos a crear y a destruir.


  • Steve y la naturaleza humana

Hubo cierto experimento muy interesante, realizado en un server online y coordinado en los foros de Minecraft Forum, donde 30 jugadores eran encerrados en un mundo de 350 bloques cuadrados, con paredes infranqueables y recursos limitados.

Muy pronto los recursos comenzaron a agotarse, los jugadores se vieron obligados a formar clanes (“El Hacha”, “La Hermandad”, “Los Enanos” y “El gremio de comerciantes” fueron sus nombres) y cooperar para sobrevivir. Al principio coexistían de manera más o menos pacífica, con mínimos roces. Comenzaron obras de minería a cielo abierto, en busca del, al principio, abundante hierro y de los escasos diamantes.

En dos semanas comenzaron a haber saqueos de recursos entre los clanes, y “El gremio de comerciantes” comenzó a alzarse por encima de los demás usando el comercio de recursos.
A las tres semanas la mayoría de los clanes entraron en guerra por los recursos. El castillo del clan “El Hacha” fue destruido, y sus miembros disueltos. “La Hermandad” tuvo que reconstruir su castillo y “Los Enanos” sobrevivieron con daños mínimos en su complejo de cuevas subterráneas. 



La tierra estaba devastada por la minería y la explotación de recursos, comenzaron a aparecer en la superficie casas de tierra ya que muchos jugadores carecían de materiales para fabricar picos y herramientas ni tenían cómo comprarlas a “El gremio de comerciantes”. Muchos jugadores permanecían bajo tierra en túneles por temor a las criaturas nocturnas y a los jugadores griefers (jugadores que destrozan y matan por diversión) que empezaron a aparecer y eran mantenidos lejos de “El gremio de comerciantes” mediante pagos de recursos. 



El experimento fue considerado un éxito en Minecraft Forum sobre la declaración de la naturaleza humana en un medio ambiente de recursos escasos. 




 “Usted invade este mundo virgen, clamando que es suyo por el simple hecho de su presencia. Masacra animales inocentes por su cuero y carne. Devasta el paisaje y mina la tierra para construir monumentos a la vanidad… Y sin embargo me llama a mí monstruo.”


  • Steve y la vanidad

Minamos recursos de la tierra, y siempre queremos atesorar más. Esto nos hace adentrarnos cada vez con más profundidad en la tierra, vagar por cavernas oscuras y construir granjas automáticas cada vez más eficientes que multipliquen las cosechas. El resultado suelen ser enormes habitaciones llenas de cofres rebosantes de recursos.

Muchos jugadores sienten también fascinación por las grandes construcciones. Los grandes monumentos y obras de arquitectura. Son muchas las megaconstrucciones que se han realizado en el modo creativo, tanto como pixel-art.





  • Steve y la soledad
Muchas teorías psicológicas pasadas comulgaban con lo que hoy es llamado el mito del hombre aislado. Esto comprendía que la naturaleza del hombre es la de un ser individual y aislado, que sufre para tener que adaptarse a la vida en comunidad. Las corrientes humanísticas de psicología postulan hoy día, no obstante, que la naturaleza del hombre es gregaria.

En Minecraft no estamos exactamente solos. Hay determinadas construcciones que son generadas de forma natural aunque son de manufactura humana; templos perdidos y minas subterráneas abandonadas que yacen bajo nuestros pies. Al recorrerlas podemos sentir con vaguedad la sensación de ruinas pasadas, de civilizaciones muertas y desaparecidas que nos traen el rumor de otros hombres, aunque sean lejanos. También hay aldeas, en desiertos y llanuras, donde viven comunidades de aldeanos con los que podremos comerciar recursos y reproducirlos extendiendo sus poblados.



Sin mencionar las vastas comunidades de jugadores en servers online, donde han creado inmensas ciudades. Hay lugar para la expresión de la individualidad tan característica del mundo occidental y además para el sentido de comunidad. 


  • Steve y la electrónica

Existe también en Minecraft un componente llamado redstone, un mineral  que encierra el poder de la electricidad. Con este mineral, y otros elementos tales como botones, palancas, antorchas y repetidores, podemos crear complejos mecanismos eléctricos y dar un paso más en la evolución de la ciencia dentro del juego. 


 El límite será la capacidad de cada persona; así como algunos ignoran la redstone y se arrastran por el bosque de noche cazando animales, otros fabrican desde transistores a trampas, puertas lógicas, sistemas algo más complejos como puertas ocultas, ríos de lava en los que se abre un camino cuando te acercas, granjas automáticas, ascensores y complejas estructuras de vías férreas con vagonetas eléctricas. Otros… Otros hacen una loa al ingenio del hombre.


 (sencilla computadora creada haciendo circuitos de redstone)
(melodía compleja hecha con bloques musicales)

Sin otro particular,
Mr. Nemo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported .